viernes, 27 de diciembre de 2013

QUÉ BONITA LA VIDA - DANI MARTÍN

La vida es contraste. De nosotros depende quedarnos con lo mejor. La vida es en sí misma. Nuestra vida, la vida de cada uno de nosotros, ya no es en sí misma sino que es nuestra. El contraste lo ponemos nosotros, y las contradicciones. Mi vida, tu vida, depende de mí, de ti. Sueña en grande, haz paso a paso, siente intensamente, se quién eres. Haz lo que te apasiona. Obtén lo que anhelas. Puedes hacerlo porque tú eres el capitán de tu alma, o la capitana de tu alma. No te conformes con menos de sentirte estupendamente, porque lo natural es sentirse bien. No te creas lo que te dicen, usa tu propia inteligencia, ten tu propio criterio. Guíate por tus sentimientos, son la brújula que te dice siempre dónde estás. Ama y ámate cada día más hasta que lo hagas sin condiciones. Permítete recibir todo lo que deseas por que tú ya te lo has ganado, lo mereces. Imagina la mejor vida para ti, espera siempre lo mejor de lo mejor, y en eso transformas tu vida: en lo más bueno para ti. Goza al máximo, para eso estás aquí.




AFIRMACIONES PARA EL AMOR

Es un vídeo positivo, que bien usado puede ayudar a desarrollar más amor en tu corazón.
Te recomiendo anotar las afirmaciones, seleccionar aquellas con las que armonices más, ponerlas todas en presente y luego, ¡canta y baila las afirmaciones todos los días!


martes, 10 de diciembre de 2013

ADIÓS AL 2013

Sí, ya está aquí: el final del año. Ha pasado el terrorífico 2013 (o casi) y lo hemos superado (o casi).
Llega la hora de hacer reflexión de la buena:
  • ¿Cuántas de mis metas he alcanzado?
  • ¿Cuánta satisfacción he obtenido a lo largo del año?
  • ¿Qué es lo que no volveré a hacer nunca (por lo que resultó)?
  • ¿Cómo puedo mejorar mi actitud y mis actos para llegar a lo que deseo más fácil y más feliz?
  • ¿Qué quiero para el nuevo año?
  • ¿Cómo puedo trazar un Mapa que me ayude a conseguir más felicidad, más éxito, más amor...?
Éstas y otras preguntas son las que podemos formularnos para tener una visión a la vez global, y a la vez concreta. Como si enfocáramos con un gran angular y luego haciendo primeros planos. Lo que vemos (y sentimos, oímos, olemos, tocamos, gustamos...) es lo que va a configurar nuestra realidad, porque lo que percibimos es lo que arma la estructura de esa realidad. No es lo que nos pasa o nos deja de pasar lo que construye lo real, sino lo que interpretamos a raíz de lo que percibimos. 
Estas percepciones funcionan en base a nuestra experiencia y a nuestras creencias, que son como el filtro de color que ponemos en una lente. De ahí aquello de "la vida es del color del cristal con que la miras"...
Muchas veces (demasiadas) las creencias (de otros) marcan el referente para explicarnos nuestras experiencias de modo que, podemos estar "viviendo" situaciones y emociones desde la perspectiva de otra persona ( o de una parte de la sociedad) y contribuir a la fortaleza de esas creencias ajenas que son negativas.
Hemos (y podemos) de ser capaces de separar, de distinguir lo que procede de otros (y es negativo) y nos influye, para quedarnos con lo que nosotros sentimos verdaderamente y a partir de esas emociones moldear nuestros referentes (creencias y experiencias).
Cuestiónate. No te creas todo lo que te dicen. Busca, analiza, compara, observa...y sobre todo escúchate: ¿cómo te explicas lo que pasa? ¿Es una versión dónde sabes sacar lo mejor de lo mejor y te hace sentir fuerte a pesar de todo y avanzas con paso firme (con miedo o sin, pero avanzas) disfrutando de quien eres y de lo que haces, o es una versión dónde sufres, eres víctima de personas o circunstancias y tienes las manos atadas?
Si son del último estilo, reflexiona: ¿es "verdad" o hay otras verdades escondidas y son mejores?
Elige siempre lo mejor de lo mejor, y tendrás lo mejor de lo mejor.
Es difícil deshacerse de viejos patrones negativos porque hace mucho tiempo que están en funcionamiento. Pero que no sea fácil no quiere decir que sea imposible. Un sabio dijo lo imposible sólo tarda un poco más...
Cualquier momento es bueno para hacer un giro en tu vida, pero ciertos momentos colectivos (como fin de año y año nuevo) tienen mayor impacto simbólico. Aprovecha que pronto tendremos uno y crea con consciencia, con actitud, con poder...la clase de vida que realmente quieres.
Si necesitas ayuda para perfilar lo que de verdad quieres, sé valiente e inteligente y pide ayuda (a mí por ejemplo, o a cualquier otro pero pide ayuda). Tu destino está en tus manos, lo forjas con cada decisión, con tu actitud, con tu interpretación de los hechos.
Puedes mejorar cualquier aspecto que necesite mejora, puedes transformarte en la persona que eres, o en la que necesitas ser. Todo es posible...si crees que lo es.
¡Feliz Reflexión de fin de año!
Ya sabes, si te gusta comparte usando los botoncitos de más abajo ¡gracias!




CONSEJOS DE AUTOESTIMA - LOUISE HAY

Un delicioso vídeo de 4 minutos para ver a menudo y reflexionar sobre lo que dice, dejándose llevar por unas imágenes delicadas y positivas.




AVANCE PRÓXIMOS CURSOS MUNDO EMOCIONAL

Próximamente vamos a comenzar una serie de cursos facilitadores de esa transformación que tantos deseamos.
Hoy te ofrezco un avance, para que vayas eligiendo cuál quieres hacer primero...

Prepárate mentalmente para estar en forma con tu cuerpo y con tus emociones

La mente es el producto de los procesos del cerebro. Trabajando en nuestra mente, entrenándola, podemos en pocos minutos al día, realizar las acciones internas que son las que permiten que estemos en forma, brillantes, lúcidos, ágiles tanto a nivel físico (preparados por dentro para hacer ejercicio y deporte) como a nivel emocional (gestionando las emociones y guiándonos por el mejor camino para nosotros mismos).



La felicidad existe: tú puedes aprender cómo ser feliz

La felicidad es un estado de la mente. Es independiente de lo que tengas, de lo que hagas, de quien seas. La felicidad es una elección que tú haces conscientemente. Para llegar a este estado de la mente feliz, hay que entrenar a esta mente, liberarla de creencias negativas y experiencias irritantes. Se aprende a ser feliz (o infeliz) al practicar una serie de actitudes, de seguir ciertos hábitos, que pueden aprenderse y/o desaprenderse. Ser feliz quiere decir que elijo dejar de ser infeliz para convertirme en alguien que practica la felicidad.

Haz que todo lo que está a tu favor, te ayude de verdad: reinvéntate

Aprovechar todo lo bueno y lo mejor de lo que nos sucede, apoyarnos para hacer realidad lo que deseamos, confiar en nosotros mismos, aprender lo que nos haga falta, disfrutar del camino y de alcanzar la meta...Todo esto lo podemos aprender y transformarnos en la persona que somos y también en la que necesitamos ser. Reinventarse es verdad que es posible (a pesar de los tiempos que corren).





Consigue lo que quieres creando tu Mapa de Acciones Paso a Paso

Muchas veces el obstáculo mayor con el que nos encontramos es que no sabemos con certeza que pasos seguir para conseguir lo que deseamos. Probamos cosas, algunas salen, otras no. Nos desorientamos, perdemos fuerza, al final abandonamos nuestro sueño y deseo, frustrados, desalentados. Tú puedes aprender a crear tu Mapa de Acciones, y paso a paso llegar a lo que deseas.

 
Gestión de emociones: aprende a mantener tu serenidad para resolver mejor tus decisiones


¿Qué es la serenidad? Es la capacidad de mantener las emociones negativas, dolorosas o de miedo, alejadas de nosotros en un momento dado y poder pensar con lucidez, eligiendo la mejor acción para resolver la situación con la que nos enfrentamos. La actitud serena también se aprende y poder ponernos a voluntad en un estado de relajación, es una de las formas de cultivar la serenidad.

Para estos cursos vas a poder elegir la modalidad online y la presencial.
Próximamente tendrás los enlaces a la información precisa de cada uno de ellos.
Piensa en regalarte para Reyes el primero, ya que en Enero van a estar en marcha.
Los demás, los puedes ir haciendo a lo largo del año, todos te sentarán de lo más bien...

Recuerda, si te gusta, comparte con los botoncitos que hay más abajo ¡gracias!

TODO PARECE IMPOSIBLE HASTA QUE SE HACE (Nelson Mandela)

Taller en directo de Liderazgo con Mari Carmen.
Video en formato Hangout, con invitados como Phil Alpharo, sobre EL PODER DE LAS CREENCIAS.
Lo que tú crees, puede darte poder o puede quitártelo.
Es un tiempo que puedes dedicar a aprender cómo y cuáles son tus creencias y el modo de transformarlas para que tú también te transformes.

http://liderazgoconmaricarmen.com/envivo/

lunes, 4 de noviembre de 2013

OTOÑO TRAE NOVEDADES


Efectivamente, el otoño trae una paleta de colores dorados, ocres, naranjas...y nuevos proyectos para Mundo Emocional.
Todo pensado para alentar a las personas en su búsqueda de mayor felicidad y realización personal. Porque me encanta ayudar a que aprendan a ayudarse a sí mismas y contemplar como la transformación ocurre, y donde había alguien sufriendo, negándose mayor placer -sin saberlo, claro- renunciando a sus verdaderos deseos...va apareciendo el ser que estaba oculto dentro de su corazón, se abre paso, se fortalece...
Muchas de las ideas que nos han transmitido sobre lo que podemos o no podemos hacer, son falsas.
Tú puedes hacer y llegar a donde quieras.
Eso sí, hay que decidir y actuar de verdad, auténticamente. Pero si estamos dispuestos, podemos alcanzar cualquiera de nuestras metas.
Ábrete al cambio, sal de tu zona de confort, apuesta por ti, cree en ti.
Juntos, conseguimos mucho más que separados, ya sabes que esta es una de mis frases preferidas.
Si te gusta el post, comparte, y ¡muchas gracias por leerme!

martes, 24 de septiembre de 2013

CUANDO A LAS PERSONAS BUENAS, NOS PASAN COSAS MALAS


Las cosas, no son ni buenas ni malas, las cosas, son. El modo cómo interpretamos que son, no está en función de la cosa que ocurre, sino de nuestros propios referentes, de nuestra experiencia, incluso de cómo nuestra biología reacciona ante lo que nos ocurre.
Así, a una cosa buena, si nos asusta (porque en el pasado hemos aprendido que tras una cosa buena, llega una cosa mala) ya le estamos dando un matiz emocional negativo, que es nuestro, no de lo que nos sucede.


Por otro lado, y según en qué nos estamos enfocando, nuestra mente puede conectar inconscientemente con aspectos negativos, o que nos atemorizan, y sin darnos cuenta, estamos negativizando eso en lo que estamos enfocados y comienzan a salir problemas, que nos amargan esa experiencia que conscientemente, creemos limpia de objeciones, positiva, feliz.
Es cuando las personas buenas se sienten confundidas, porque a pesar de actuar desde lo mejor, se encuentran con elementos que rompen el flujo armónico de lo que están construyendo, son como bofetadas que sienten en las mejillas, que les violenta, que les hace sentir "castigadas".
Pero no. No es un castigo.
La cuestión es comprender que nuestra mente es compleja (que no complicada). Leí el otro día una definición de mente que me encantó: "La mente es el producto de los procesos del cerebro". Qué buena definición. Muchas veces olvidamos la parte física de nuestra existencia. Somos bioquímica e impulsos eléctricos. La biología también interviene en lo que pensamos y sentimos.
La cuestión es comprender que somos los creadores de lo que nos pasa. Por un lado, porque creamos las condiciones en nuestra vida: una actitud positiva nos aporta siempre fortaleza, acción, valentía, serenidad, inteligencia..Una actitud negativa, nos debilita, nos hace sufrir, nos hace sentir indefensos, incapaces, rabiosos, enfadados..


Y por otro, porque interpretamos lo que vivimos. Es en esta interpretación dónde radica el quid de la cuestión: esta explicación que damos a los hechos, no es sólo consciente, sino también inconsciente. Es en esta parte de nuestra memoria emocional donde se archiva lo que nos hirió, y lo enganchamos a todo aquello que se parece, a lo que nos hirió. Esto provoca una reacción -asimismo bioquímica- de escape, de huida, de evitación, de sometimiento, de indefensión...que se manifiesta en nuestra realidad como obstáculos, problemas, negatividad, en suma: cosas malas.


Las cosas malas no existen. Esta es una verdad que hay que asumir. Sólo existe una mala interpretación de los hechos, de los sentimientos, de los recuerdos. Una enfermedad grave (una cosa mala) puede ayudarnos a llegar a un nivel de comprensión de nuestro ser mucho más profunda, puede ayudarnos a ser más quienes somos, a desprendernos de recuerdos que nos limitan, que nos encadenan. Arruinarse económicamente (otra cosa mala) puede desvelar una creencia inconsciente muy negativa hacia el dinero, y servir para liberarnos de ella y crear una nueva forma de prosperar, sin límites, mucho más acorde con quienes somos. Separarnos o perder a un ser amado (una cosa malísima) puede enseñarnos a amarnos mejor a nosotros mismos, a valorar más la complejidad de esa persona, puede abrirnos unos horizontes jamás pensados.
Las cosas buenas no existen. Es otra verdad que hay que asumir. Sólo existe una buena interpretación de los hechos, de los sentimientos, de los recuerdos.
Si no existen ni las cosas buenas ni las cosas malas, ¿qué es lo que existe?
Existimos nosotros y nuestra increíble capacidad para crear nuestra realidad. 
Este es un concepto que cuesta de asimilar, por lo que la sociedad cree al respecto, por lo que creen las religiones al respecto...pero no porque cueste no vamos a asimilarlo.
Tenemos una oportunidad maravillosa mientras estamos vivos de creer y de crear nuestro mundo. Tenemos la capacidad de decidir en qué queremos creer y qué deseamos crear. Hemos de superar la dificultad de nuestra memoria emocional y biológica, que está firmemente instaurada en nuestro sistema y guía nuestras elecciones conscientes, desde el inconsciente.
Podemos llegar hasta ellas y re-modelarlas para que sean buenas para nosotros.
Sí, cuesta mucho, es cierto.  Una de las razones de este coste, es, que somos conservadores por naturaleza. Todo cambio es percibido como una amenaza, y nos resistimos a él, hasta el límite.
Pero podemos. Esto es lo que tiene que resonar en nuestra mente: po-de-mos. Y sabiendo que podemos, buscar el cómo. 
Si quieres sentirte bien, ser feliz, ser tú mismo o tú misma, sabe que PUEDES. Busca la manera. Encuéntrala. Y sino, ayúdate de un profesional. Atrévete y sal de tu zona de confort. Tu vida es tuya, impide que las experiencias de otros o tus propias y malas experiencias, conduzcan tu existencia.
Cada nuevo día nos brinda otra ocasión, otra oportunidad.
Ya sabes: si te gusta este post, compártelo en los botones que tienes más abajo. ¡Gracias!


miércoles, 18 de septiembre de 2013

VISUALIZACIÓN: BORRAR EL PASADO

REVISAR Y BORRAR EL PASADO

Es una visualización para eliminar la influencia del pasado. Hazla una vez al día durante máximo 7 minutos, para cada parte, en un ciclo de 21 días.
Tiene dos partes, primero haz la primera e inmediatamente después la segunda.

PARTE PRIMERA
Cierra los ojos y exhala tres veces.
Delante de un espejo de cuerpo entero, presencia, siente, conoce y vive en orden cronológico todos los lugares o sucesos turbadores significativos de tu vida, que puedas recordar desde la temprana niñez hasta el momento presente.
En cuanto termines y manteniendo los ojos cerrados, exhala de nuevo tres veces.
Mira al espejo de nuevo y ve, siente, experimenta, identifica y vive corrigiendo esos acontecimientos y lugares turbadores en orden cronológico inverso, empezando desde el presente y remontándote hasta las primeras etapas de la infancia.
Para hechos o lugares imposibles de corregir, imagínate a ti mismo arrastrándolos hacia el lado izquierdo del espejo con una manguera de bombero, de la que mana agua a mucha presión.
Mantén los ojos cerrados. Exhala otra vez, y delante del espejo, ve, siente, experimenta, identifica y vive de nuevo esos acontecimientos, ahora corregidos, con un pasado distinto y un nuevo presente. Corregirlos significa que en tu mente, tú actúas y sientes de un modo diferente a cómo te sentiste y actuaste entonces. Lo que tú puedes cambiar sólo es tu reacción, no la reacción de los demás.
Una vez hecho esto, plantéate cómo quieres ser tú dentro de un año, dos años y cinco años, a partir de ahora que has saneado tu pasado.
Cuando hayas concluido, abre los ojos.

PARTE SEGUNDA
Después, haz exactamente el mismo procedimiento para esta parte segunda. En esa ocasión en vez de considerar sucesos y lugares turbadores, se trata de presenciar, sentir, presenciar, conocer y vivir los errores y defectos significativos en tu vida.

Cuando hayas terminado también con esta parte, abre los ojos y recupérate




¿SE PUEDE BORRAR EL PASADO?

La primera cuestión es ¿qué es lo que hemos de borrar? ¿Los hechos acontecidos o el impacto emocional de esos hechos?
Muchas veces, lo que nos pesa sin parar no es tanto lo que ocurrió -puede ser, objetivamente, algo sin importancia- sino cómo nos marcó emocionalmente.
El dolor emocional, la brecha que causa en nuestros sentimientos, cómo se mantiene la intensidad a lo largo del tiempo, no están directamente relacionados con la causa objetiva, con los sucesos que hubieron.
Se relaciona mucho más con la interpretación que nosotros le damos a esos sucesos, con nuestro marco de referencia dónde situarlos; se relaciona más con nuestra capacidad de respuesta inmediata, con la sensación o no, de indefensión.


Los hechos, desde luego no pueden cambiarse. Sin embargo, esto no es tan importante, puesto que lo que de verdad es útil y real, es que el impacto emocional, la interpretación que le dimos en su día, eso, eso sí que se puede cambiar, borrar, modificar.
Para conseguirlo no hace falta tanto: saber trabajar con la mente.
¿Quieres borrar lastres de tu pasado? Entonces, lee con atención:
  • Lo primero, estar dispuesto o dispuesta a enfrentar tus errores, debilidades y cobardías pasadas
  • Segundo: querer ser más quién eres, más completo o más completa, sin cargas que te frenan
  • Tercero, admitir que la mente es muy poderosa pero que hay que saber cómo darle las órdenes para que las entienda y las ejecute
  • Hacer la visualización Borrar el Pasado tantas veces como necesites para sentirte libre de esos recuerdos limitadores
Voy a colgar esta visualización en el Índice de este Blog, allí podrás encontrarla.

Ahora bien, ¿qué pasará ahora que tus recuerdos son otros? ¿Qué historias internas van a desmontarse? Si resulta que eres más valiente de lo que pensabas, o más rebelde, o más fuerte...¿qué excusa vas a tener en tu presente para evadir ciertas acciones y reacciones?
Estas y otras cuestiones son, las que inconscientemente boicotean una verdadera limpieza y sanación interior.



Desde pequeñitos nos han inculcado la idea de que somos débiles, cobardes, inapropiados, vulnerables al mundo, y que hemos de protegernos al máximo de los peligros de estar vivos. Que hemos de obedecer a los que son mejores que nosotros, porque ellos saben, porque ellos deciden.
Sí, el mundo es peligroso, y la vida también. El mayor peligro que tiene la vida resulta que es, precisamente, perderla, o sea, morir.
Pero no por eso hay que quedarse debajo de la cama esperando a que el monstruo se largue de la habitación.
Esas creencias -que son personales, es decir, que son producto de la vivencia de otras personas, pero no las únicas opciones para vivir la vida- crean a lo largo de la infancia lo que se llama el Factor Crítico.


Este factor crítico tiene como objetivo la protección de nuestro ser a nivel emocional. Toda herida emocional, todo impacto, todo lo que puede hacernos daño, pretende ser esquivado por este factor crítico.
Sin embargo, muy lejos de ayudarnos de verdad, lo que provoca es que a nivel inconsciente guíen nuestras decisiones unos patrones falsos, debilitadores, ajenos a nuestra naturaleza. Como ocurre tantas veces, lo que quiere proteger, en realidad encarcela.
Por eso, tantas veces lo que deseamos se niega a aparecer. Por eso, tantas veces intentamos cambiar cosas en nuestra vida, en nuestros hábitos, y nada: parece que algo se transforma pero al final, queda como siempre.
Borrar el pasado significa que podemos desactivar esos patrones mentales -yo les llamo Memorias Antiguas-, que podemos contrarrestar la fuerza inmensa del Factor Crítico y al final, ser capaces de asumir quienes somos de verdad y vivir coherentes con ello.
Esto también simboliza -borrar el pasado- que la felicidad es perfectamente alcanzable para cualquiera, idea que nunca nos han transmitido y que nos cuesta muchísimo de creer. Pero sí que es cierto. La felicidad está muy cerca de nosotros. es más, yo digo que la felicidad está en nosotros.
La cuestión: ¿queremos hallarla, asumirla, gozarla?


Ya sabes, si te gusta este artículo, recomiéndalo. Tienes los botones para hacerlo más abajo. ¡Gracias!

lunes, 2 de septiembre de 2013

AVANCE TALLERES MUNDO EMOCIONAL

TALLERES DE PSICOLOGÍA

SEPTIEMBRE HA LLEGADO, NUEVO CURSO, NUEVAS ASPIRACIONES.
AVANCE DE PROYECTOS:
Gratuitos y en vivo online:
MEDITACIÓN HO'OPONOPONO
CHARLAS DE INTRODUCCIÓN A LOS CURSOS
SESIÓN MENSUAL DE EMPODERAMIENTO PARA MUJERES
Con honorarios y en vivo online:
CONCILIAR PROFESIÓN CON FAMILIA:CLAVES DE UNA VIDA FELIZ
DESCUBRIENDO TUS TALENTOS
BORRAR LAS MEMORIAS ANTIGUAS QUE TE LIMITAN

Pronto, más detalles y más propuestas
¡Feliz Septiembre!


VÍDEO LOUISE HAY EN ESPAÑOL: TUS PENSAMIENTOS CREAN TU VIDA

En este vídeo de Louise Hay, nos cuentan (en español) el impacto de lo que pensamos sobre nuestra vida, nuestra salud, nuestros deseos.
Son 49 minutos (no hace falta que lo veas de una vez) que valen la pena.
Muchas de las cosas que dice ya las sabemos, pero escuchadas ofrecen una nueva dimensión de lo sabido.
Te recomiendo que lo veas y que si te gusta, lo compartas. El conocimiento está para ser comunicado, otra persona puede necesitarlo. ¡Gracias!


¿PASIÓN Y VULNERABILIDAD?


Elefantes poniendo pasión, todo su ser, en sacudir arena. Gigantes provocando oleadas rojas. Se están divirtiendo. Viven en su presente. Son.

Ya lo hemos escuchado muchas veces, y es más, lo sabemos en el fondo de nuestro corazón, que sin pasión, esa energía creadora que nos arrebata, ese impulso, esa constancia, esa curiosidad que no se sacia, todo lo que hacemos nos aburre, nos cansa. 
Ama lo que haces, dicen, o Haz lo que amas.
Sin embargo, nadie nos ha explicado que la pasión también nos destruye si no somos conscientes de nuestra vulnerabilidad.
Quizás es por eso, por ese temor a ser fagocitados por nuestra propia emoción, eso que intuimos pero que no es lo bastante consciente, sea una de las razones por las que nos convertimos en desapasionados y tenemos que sufrir las consecuencias de serlo: alejarnos de nuestro verdadero ser, tristeza ocultada pero que impregna nuestras células, desamor, fracaso, ruptura interna, hastío, decepción...
Cuando somos pequeños nos inundan con cientos de frases hijas del miedo y de la negación, pensamientos que se van engranando en un sistema de pensamiento que más tarde y sin saberlo, será el que guiará nuestras percepciones y nuestras decisiones.
Somos vulnerables, claro que sí. Pero vulnerable no es igual a débil. Vulnerable significa susceptible de recibir daño, o físico o emocional. Nos rasgamos un dedo con una hoja de papel, nos caemos y nos rompemos una pierna, alguien quiere separarse de nosotros, nos deja. Se muere una persona amada, perdemos la salud, perdemos la casa, nos hacemos viejos...
Sí, es así. Pero no es malo, es nuestra naturaleza. Lo que tampoco nos han explicado es que precisamente, nuestra naturaleza al ser emocional, está preparada para todos estos avatares. Es como el jaguar, está en su naturaleza ser extraordinariamente veloz. O como el delfín, nadar pero respirar aire (porque es un mamífero, no un pez). O como el jilguero, cantar sin parar. Están preparados para correr, para nadar, para cantar y saben instintivamente qué hacer ante los problemas que se les presentan en su cualidad natural.
Somos seres emocionales. ¿Qué quiere decir esto? Pues que Pensamiento y Emoción se dan casi juntos, pero quien prevalece tanto en la percepción como en la decisión, es la emoción.
Los vendedores lo saben y por eso dicen Nunca se vende, siempre se compra, refiriéndose a que por bueno que sea el producto o servicio, sólo si el comprador vibra emocionalmente con él, va a adquirirlo (si tiene el dinero que cuesta).
De este modo, somos vulnerables (somos susceptibles de ser impactados) por las emociones que suscita la vida que vivimos. Pero asimismo, somos capaces de manejar este impacto e impedir que nos haga daño. Nuestra vulnerabilidad en realidad es un don precioso, ya que nos permite sentir muchos matices de sentimientos, de emociones, de la belleza, de la vida que nos envuelve. La frialdad emocional, o la negación de esta capacidad de ser impactados por las emociones, conduce a la insensibilidad, al empalidecimiento de los valores humanos, al egoísmo exacerbado, a la crueldad.
No es más fuerte el que no se conmueve o compadece, sino aquel que a pesar de conmoverse y compadecerse, es capaz de pensar con claridad y actuar para el mayor bien. Es como aquella frase que dice No es más valiente el que no se cae, sino aquel que cayéndose, es capaz de levantarse.
Podemos recuperar nuestra capacidad de guiar y conducir las emociones, no digo que vaya a ser fácil pero sí que desde luego valdrá la pena.
Reconocer a las emociones es el primer paso.
Aceptar que todas, absolutamente todas nuestras emociones son válidas y valiosas (sí, incluso el odio y el rencor) por el mero hecho de sentirlas, por que nos indica que algo o alguien nos ha provocado esa sensación emocional. Este es el segundo paso y que implica abandonar las ideas de la infancia que nos instaban a negar ciertas emociones porque eran malas.
Y cambiar el esquema preconcebido, es el tercero de los pasos. Este cambio es dejarnos guiar por las emociones, dejar que sean ellas las que nos señalen qué nos está impactando, afectando, para ser entonces nosotros quien decidamos que hacemos con esa emoción que nos altera: vivirla en ese momento, desarrolarla (llorar, gritar, correr, golpear -a algo no a alguien-), o dejarlo para después en un momento mejor, más apropiado (esto es la serenidad), analizarla al sentirla y ver que nos muestra de nosotros mismos, y algunas otras opciones.
Nuestra mente está preparada para hacer esto. Responde siempre a las preguntas que le formulamos. Es capaz de poner en stand by cualquier cosa (emoción, recuerdo, acción), acepta nuestras decisiones si las formulamos de la manera como la mente las entiende.
Podemos ser vulnerables y fuertes al mismo tiempo.
Podemos conmovernos y ser capaces de pensar con claridad.
Podemos estar muy tristes por algo, pero felices por otras cosas.
Sí, emociones opuestas pueden convivir juntas sin fastidiarse la una a la otra.
Es sano sentir emociones diferentes o contrarias. Porque es lo que sentimos, y todo lo que sentimos está bien. Lo que no significa que si odiamos al vecino del quinto, subamos y le acuchillemos. No. Podemos imaginar como lo acuchillamos pero, dado que estamos cuerdos, jamás se nos ocurrirá hacerlo en la realidad, fuera de nuestra mente. Podemos experimentar el odio, aprender sobre nosotros a través de este odio, podemos diluir el odio cuando ya nos deja de afectar, hasta dejarlo en nada.
Esto podemos hacerlo con cualquiera de los sentimientos que tengamos.
Como siempre, hace falta:
  • Ganas (de verdad, deseo imparable de alcanzarlo)
  • Calma (que hasta que llega, estamos en paz, vivimos cada uno de nuestros días sin echarlo en falta)
  • Conocimiento ( cómo se hace en la mente, de qué manera, con qué herramientas)
  • Práctica (entrenar es esencial para dominar una nueva habilidad)
Así que, escucha:
Eres vulnerable y fuerte. A la vez. Tus emociones te guían y tú decides lo que haces. Puedes aprender cómo gestionar todo esto. Puedes ser mucho más feliz de lo que te han dicho que es la felicidad. Depende de ti.
Si quieres saber más, ya sabes, contacta conmigo.
Y si te gusta esto que has leído, comparte. Más abajo tienes los botoncitos. A otras personas les puede hacer falta saberlo. ¡Gracias!



jueves, 29 de agosto de 2013

BURNESHA

He leído un artículo que explica que en Albania existen mujeres que se convierten en burnesha. Me ha llamado mucho la atención. Son mujeres que eligen ser vírgenes, no casarse, no tener hijos, cortarse el cabello, y de este modo pueden vivir y actuar como los hombres (excepto por lo del sexo, el matrimonio y la paternidad) porque en su país, una mujer es propiedad de su marido.
Actualmente parece que viven una treintena de burnesha en la zona norte de Albania.
La fotógrafa JILL PETERS es quien se ha encargado de sacar a la luz a estas no-mujeres.






Desde luego, da qué pensar.
En qué manera tan diferente se vive el ser mujer, dependiendo del país donde naces.
Cómo de enormes son, las limitaciones que una cultura puede inflingir a una mujer.
La pauta tan consistente de los hombres a lo largo de los tiempos de condenar a la mujer a un papel secundario, a cosificarla (hacerla equivalente a un objeto o cosa, que se posee, que es de su propiedad) y por tanto, a negarle sus derechos, su inteligencia, su libertad.
Qué afortunada me siento de haber nacido en Barcelona, en el seno de una familia sensata, espiritual, moderna, con valores como la libertad y la honestidad.
Es por eso que me cuesta tanto comprender, me cuesta que me quepa en la cabeza que miles, millones de mujeres como yo viven una realidad tan diferente, tan carcelaria.
Que tantas mujeres viven sometidas al miedo, al marido, a los picatostes de su comunidad y su vida no se parece en nada a la que vivirían si fueran libres, si pudieran sentir lo que sienten y actuar en función de ellas mismas, de sus talentos, de su fortaleza, me parece tan imposible en el siglo XXI.
Sin embargo, es la más pura realidad de tantas mujeres.
¿Qué y cómo sería el mundo si las mujeres pudieran vivir en él como tales? Como mujeres y no como cosas o propiedades. Como personas, con derechos y compromisos, con libertad, con honor.
¿Qué le pasaría a las generaciones futuras, si niños y niñas fueran educados con ideas de igualdad, de libertad, de compromiso, de honorabilidad?
¿Por qué esto no es así todavía?
¿Por qué las mujeres siguen creyendo que su vida es así, porque así debe ser? ¿Quién dice, que así debe ser?
Porque la esclavitud parte de creencias cómo estas: eres una cosa, sin dignidad, a mi merced, ha sido así siempre y así seguirá siendo, no hay escapatoria, tú has nacido para esto.
Claro, si eso es lo que se les dice a los esclavos (los de la actualidad ya no son sólo negros y llevan cadenas: son de todos los colores y los eslabones están hechos de miedo, golpes, amenazas, violencia), y sabiendo cómo funciona la mente (que un pensamiento te lleva a un sentimiento, éste a una acción, y ésta a un resultado) es lógico que los esclavos piensen que son esclavos, se sientan esclavos, actúen como esclavos y vivan como esclavos toda su vida.
En una cadena de producción en un país asiático, en un burdel, en una oficina, en una granja, en un zulo con niños secuestrados, en cualquier lugar hay amos que tienen esclavos.
¿Por qué, a otras personas se le dice lo contrario? tú tienes todos los derechos, puedes hacer lo que quieras, el bien y el mal, matar y torturar, nadie te va a pedir cuentas, el mundo es tuyo, tú has nacido para esto.
Porque así se perpetúa la esclavitud. Ésta no puede existir si no hay un esclavo para un amo, un amo para un esclavo. De manera que los padres de los esclavos les transmiten una cara de la moneda; los padres de los amos les transmiten la otra cara de la moneda.
Como todos los niños creen lo que les dicen los mayores, graban en su memoria lo que ven y lo que oyen y esto se convierte en el modelo que irán siguiendo a lo largo de su vida, se puede perpetuar la esclavitud, se puede continuar en el tiempo una visión antropomórfica de la creación: el Hombre (la mujer no) es el rey (dueño) de todo lo creado.
De manera que está muy difícil un cambio de paradigma, porque las creencias son la estructura de nuestros actos.
Pero, existe una salida. Que cualquier persona (hombre o mujer) sea fiel a su sensibilidad, que si una acción le repugna, se pregunte por qué y para qué. Que aprenda a ser fiel a si misma y no se someta a las ideas de otro. Que busque apoyo en otras personas que piensen y sientan lo mismo. Que se rebelen, de a poco o a lo bestia, pero que sientan que pueden reclamar el derecho a la libertad y al honor. Que a pesar del miedo, defiendan su propia vida y cómo vivirla.
Y la educación. Es la clave social: que se eduque para vivir comprometido, no sometido a la autoridad. Que se eduque para saber cuáles son las consecuencias de mis actos para que pueda elegir mejor, lo que de verdad quiero. Que se eduque sabiendo que el Hombre es sólo un animal más de la creación, huésped del planeta como todos los demás, que nada le pertenece y que es responsable de cómo usa los dones que la Tierra le ofrece.
Qué lástima tan grande, porque para que esto pase -si es que llega a pasar algún día- faltan muchas generaciones, y lo peor: que nos cargaremos al planeta, a los animales, a los hombres y a las mujeres mucho antes de conseguirlo.
Pero, por si acaso fuera posible en un tiempo mucho menor, comencemos a creer que es posible una Humanidad mejorada, sensible al dolor, a la libertad, al honor, de todos los que estamos vivos. Creamos que si ponemos nuestro grano de arena, esto va a ocurrir y nuestros ojos podrán verlo y gozarlo.
Seamos nosotros, los que hoy, nos comprometamos. Por nosotros, por nuestros hijos, por el derecho de toda vida a existir con dignidad, con libertad, con honor.
¿Por qué tantas veces he escrito libertad y honor? Porque para mí son dos de los valores más importantes que caracterizan a una persona humana: respetar la libertad (la mía y la de los otros) y ser fiel a mí antes que ningún otro.
¿Qué puedes hacer tú, en tu mundo, para que las mujeres no sean una cosa, para que el planeta subsista a pesar de nosotros, para que todo ser vivo viva dignamente?
Pues lo que sea que puedas hacer, hazlo. Los demás, te necesitamos.

Si te ha gustado este artículo, replícalo en las redes, más abajo tienes los botoncitos. ¡Gracias!

CUANDO UN VIRUS INFORMÁTICO TE INFECTA

Estoy procurando no desesperarme, porque me han aparecido anuncios en la pantalla de Blogger que no dejan que funcione nada. Acabo de pasar antivirus y por el momento estoy pudiendo escribir... Llevo casi dos horas con esto...
Queridos y queridas lectores, confío en que pueda seguir utilizando el Blog sin necesidad de pedir socorro a un informático...
OMMMMMM...menos mal que serenarse es algo que podemos hacer voluntariamente, siempre hay ocasión de poner en práctica lo aprendido y de aprender más...


lunes, 19 de agosto de 2013

jueves, 15 de agosto de 2013

¿QUIERES AVANZAR HACIA TU ÉXITO?

Te invito a la

CHARLA - TALLER ONLINE 
Gratuita

¿QUIERES AVANZAR HACIA TU ÉXITO?

VIERNES 16 AGOSTO A LAS 22 HORAS

Patrocinada por ALIANZAS ESTRATÉGICAS

Ingresa en este enlace unos minutos antes y pon un nombre cualquiera como usuario

SALA DE CONFERENCIAS

¿Quieres saber cómo construir tu Mapa de Acciones para llegar a tu meta?

Entonces no te la pierdas, ¡te espero!

3 CLAVES PARA LA VIDA


ASTHON KUTCHER explica en apenas tres minutos, las tres claves para tener éxito en la vida.
Vale la pena verlo y escucharlo.
Tiene razón...

Aprovechar las oportunidades 
Ser sexy
Vivir la vida

Reflexiona, saca conclusiones,¡ haz cambios en tu vida!

sábado, 10 de agosto de 2013

LA INCERTIDUMBRE: ¿QUÉ HAGO CON ELLA?


Dudas, indecisión, no saber qué hacer...desconocer lo que nos depara el futuro...la incertidumbre.
Seguro que en multitud de ocasiones te has encontrado en esta situación.
¿Cómo podemos resolver la incertidumbre?
Muchas veces las palabras por si solas ya nos causan un efecto emocional y mental. Incertidumbre, ya en si misma provoca un revuelo en el estómago, correas que chirrían en algún sitio de nuestro cuerpo. Desconocer lo que pasará, qué desgracias van a ocurrirnos, las sorpresas desagradables que nos tiene reservada la vida...
Así que lo primero que hay que hacer es enfrentar al monstruo verbal. ¿Cómo se consigue? Buscando exactamente que significa y entonces, redefinirlo de modo que pierda su poder sobre nosotros y por tanto, recuperando nosotros nuestro propio poder.
Según la R.A.E. incertidumbre es falta de certidumbre,duda, perplejidad. Busquemos certidumbre: certeza. Vaya, pues busquemos certeza: conocimiento seguro y claro de alguna cosa.
Así pues, tener incertidumbre quiere decir que no tenemos conocimiento claro y seguro de alguna cosa, que dudamos y que nos sentimos perplejos (confusos, sin poder decidir).
De acuerdo. No sabemos algo. No saberlo nos afecta mucho. Nos paraliza. Es muy desagradable.
Ahora hemos definido al monstruo. Vamos a re-definirlo.
Primero, podemos decirnos: 
Tengo derecho a sentirme confundido y paralizado, cuando algo me golpea emocionalmente. Esto no dura siempre, puedo pasar un mal rato sin consecuencias para mí. Cuando me sereno, puedo encontrar respuesta a las preguntas que me torturan. No sé (tal cosa), no pasa nada porque no lo sepa. Puedo buscar información. Puedo preguntar a otras personas. No es necesario que decida ahora mismo.

¿Te das cuenta de cómo cambia el sentimiento cuándo nos decimos las cosas de otro modo?

Podemos tomar acción, sentirnos bien de nuevo, seguir adelante.

Además, como explica muy bien Deepack Chpra en sus Las Siete Leyes Espirituales del Éxito, la incertidumbre tiene su lado bueno: es el terreno fértil de la creatividad y la libertad puras. Supone adentrarse en lo desconocido en cada momento de nuestra existencia. Lo desconocido es el campo de todas las posibilidades siemrpe frescas, siempre nuevas, siempre abiertas a la creación de nuevas manifestaciones. Sin la incertidumbre y lo desconocido, la vida no sería más que la repetición trillada de recuerdos gastados.
Fíjate que visión más distinta ¿verdad?
A partir de ahora, no te asustes de no saber.
A mí me gusta esta analogía: La vida es como el mar y nosotros somos los surfistas que aprendemos a navegar sobre la cresta de las olas.
A partir de ahora, cuando no sepas, abre la mente y el corazón a nuevas oportunidades jamás pensadas. Haz de la incertidumbre una buena amiga, que apoya y señala nuevos caminos.


 

SENTIRSE INDEFENSO

Mira este vídeo, son sólo nueve minutos:


En primer lugar y desde mi posición especismo cero, el propio experimento con perros que es el ejemplo del vídeo, ya me parece injusto e indigno. La razón de estos dos adjetivos es que en un experimento con humanos, éstos dan su consentimiento para vivir la experiencia y se someten voluntariamente a los efectos en su persona. De manera que, sea lo que sea en lo que consista el experimento, dichos humanos ejerciendo su libre albedrío, lo aceptan.

Pero cuando es un animal (perro, mono, gato, hámster, etc.) el sometimiento es forzado dado que ellos no lo eligen. Es un acto de dominación, de esclavitud, de crueldad. Y no lo justifica aquello de en aras de la ciencia, no. Creo que es preferible morir o caer en una enfermedad, que salvarnos torturando a otros seres, matando a otros seres, tratando sin dignidad cualquier vida

Desde que el año pasado, los científicos del mundo afirmaron que sí, que era cierto: los mamíferos y otras especies, tienen consciencia, sienten dolor, sienten emociones, el predominio de la especie Homo Sapiens sobre las demás especies, deja de tener ninguna lógica (salvo la del egoísmo, la maldad, el goce morboso en el dolor y el sometimiento de otro).

Sin embargo, el experimento del vídeo tiene lugar en los años setenta, época en la que la toma de consciencia sobre el especismo, apenas de estaba gestando. De manera que, tomemos el mensaje, obviemos el modo en cómo se obtiene.

¿Cuál es el mensaje clave de esta demostración?

Yo creo que son dos: el primero se refiere a la manera como funciona el aprendizaje de un comportamiento. En este funcionamiento, los humanos y los mamíferos en general, aprendemos igual. Las leyes del comportamiento son las mismas, y son muy entendibles:
  • La probabilidad de que una conducta o comportamiento se repita, depende directamente de la clase de respuesta (reforzador) que obtiene. Imaginemos un ejemplo, con las famosas (y terribles) máquinas tragaperras. Se inserta una moneda (conducta) y la respuesta de la máquina es sonidos, luces, movimiento, la rueda en la pantalla gira sin parar. La siguiente conducta es apretar ciertos botones para conseguir que en la pantalla los 3 signos sean idénticos. La respuesta vuelve a ser sonido + luces + movimiento, finalmente conseguir o no, el premio. Esta última respuesta de la secuencia de conductas, varía. El premio aparece como consecuencia de la primera serie de conductas, o en la segunda o en la quinta o en la décima...Esta variación se llama refuerzo intermitente, es decir, aleatorio. Es el reforzador más potente, puesto que al no saber en que repetición de la conducta ocurrirá (saldrá premio), la persona sigue haciendo la conducta muchas veces (hasta que se le acaba el dinero). Este refuerzo intermitente es el que aumenta la probabilidad de que la conducta se mantenga. Piensa ahora tú, en alguna de las muchas conductas que haces que tienen reforzador intermitente. ¿Te das cuenta de lo bien que funciona cuando las consecuencias (premio) son positivas, potenciadoras de nuestro ser, beneficiosas? Por ejemplo, estudiar sin que en ese momento de estudio haya un premio de nota, hacer ejercicio sin que en ese momento se gane ninguna medalla...Pero piensa también en cuántas ocasiones este hábito pertinaz es para mantener conductas perjudiciales para nosotros (tabaco, alcohol, comer en exceso...) Muchos problemas con lo que nos hemos de enfrentar tienen que ver con el modo en cómo hemos aprendido a enfrentar los problemas (sin saberlo, se ha condicionado nuestra conducta -física, emocional y mental- con un reforzador intermitente negativo: huir del dolor, de la angustia, de la ansiedad...)
El segundo mensaje se refiere a lo susceptibles que somos de ser condicionados con manipulación (es decir, con plena consciencia del manipulador de lo que hace y de lo que quiere conseguir con nosotros). Esto quiere decir que estamos indefensos (o casi) a la indefensión inducida.

Realmente, en la historia de los campos de concentración, la indefensión inducida está más que explicada. Las personas reaccionaban con pasividad ante la tortura y la muerte, y es por esa razón que los torturadores pudieron cumplir su misión con relativa facilidad.

 Pero también en esa historia, los campos de concentración tienen numerosos ejemplos de personas que se resistieron a la trampa de la indefensión, y pudieron sobrevivir. Cuando pudieron contar sus historias, todos coincidían en que no estaban allí. ¿Cómo? nos preguntamos. Pues sí, no estaban allí emocionalmente. Estaban en el futuro, libres de esa pesadilla, disfrutando con sus seres amados de la vida. O estaban en el pasado, gozando del amor de los suyos. El dolor, la presión, el entorno, quedaban amortiguados: sí que dolía, sí que era horrible, pero tenían una opción para escapar: su mente. Esto es lo que les diferenció de sus compañeros asesinados: tenían una opción y aquellos no.

La última parte del vídeo, es un experimento con ítems muy poco agresivos: una trampa de lenguaje en un ejercicio con estudiantes. Sin embargo, los sentimientos que provoca son igualmente potentes: desconfianza, confusión, inferioridad. ¿Cuántas veces cosas muy pequeñas nos han herido grandemente? Sí, los humanos también somos muy experimentables, maleables, manipulables...

Pero también podemos ser invencibles. La diferencia estriba en sí podemos apoyarnos internamente a nosotros mismos, o creemos que no (porque poder, siempre podemos).

Cuando te sientas indefenso o indefensa, detente. Sepárate de ese sentimiento, preguntándote por ejemplo: ¿con qué sentimiento agradable puedo conectar ahora mismo? Y tu mente, a la que le es imposible dejar de contestar a una pregunta, te responderá trayéndote un sentimiento agradable en que fijarte.

Desde ese sentimiento agradable que te ha devuelto la calma, ponte a pensar en eso que te hace sentir indefenso. Dale la vuelta una vez y otra y otra...Busca otras explicaciones, busca otras salidas...Y en última, si no la encuentras, sácate tu As de la manga, y di: 

Yo estoy bien al margen de todo lo demás
Esto tiene una explicación aunque yo la ignore
Puedo aguantar esto y mucho más hasta resolverlo

Siempre existe una opción. Has de mirar hacia dónde está. Siempre existe una opción. Está en ti, en tu mente, en tu corazón. Nadie puede esclavizarte (en cualquiera de los niveles de esclavitud), si tú no quieres. 

Tu mente es tu comodín ¿y tú, ya estás siempre de tu lado?



lunes, 29 de julio de 2013

CÓMO VIRAR EL RUMBO

Las cosas nos ocurren y estamos acostumbrados a creer que es por causas ajenas a nuestra voluntad: He tenido suerte, o bien, ha sido una desgracia, son las frases con las que nos explicamos lo que nos está pasando.
Sin embargo, la suerte y la desgracia nos la vamos haciendo nosotros mismos, conforme huimos de enfrentar los problemas, o enfrentamos los problemas y somos capaces de solucionarlos.
Tenemos control sobre apenas nada de la vida, estamos sujetos a la fragilidad física (golpes, accidentes, enfermedades) y a los golpes emocionales (disgustos, pérdidas, frustración, desamor) y así ¿qué podemos hacer para superar los obstáculos y alcanzar nuestras metas y ser felices durante el camino y al llegar a la cima?
Podemos el cien por cien, porque tenemos el cien por cien de la capacidad de interpretar lo que nos sucede. Podemos elegir y contra-elegir siempre que haga falta. Podemos apoyarnos internamente, aprender a amarnos profundamente, renunciar a los apegos y a las adicciones (físicas y emocionales), borrar las memorias del pasado que nos mantienen atrapados, podemos usar la imaginación para crear lo que deseamos...
Pero nos han enseñado que esto no es así.
Que no podemos elegir siempre que queremos, que hemos de renunciar a nuestros sueños para no herir a otros, que no se puede tener todo lo que se quiere, o llegar a ser lo que se desea. Que venimos a perder, porque al final nos morimos...
Todo depende de lo que elijas. Ser libre y tú, o ser esclavo de lo que otros quieren. Virar el rumbo es posible.
Claro está, si eres esclavo de unas creencias negativas, de unas fidelidades enfermizas, o de unos patrones caducos, vas a tener que conquistar esa libertad que es tuya.
Esta conquista requiere:
  • Valor, valentía
  • Sinceridad, honestidad
  • Determinación
  • Amor hacia uno mismo
  • Perseverancia
  • Imaginación
  • Permiso
Valor y Valentía, porque hay que abandonar la zona de confort, dónde nos sentimos seguros. Porque hay que explorar otros territorios y experimentar lo que nunca antes hicimos. Hay que abandonar viejas ideas y fidelidad a la visión del mundo de nuestros padres.
Sinceridad y Honestidad, porque no sirve autoengañarse y dejar de enfrentar nuestra realidad interna, con nuestros talentos y puntos fuertes, y también con nuestros defectos y debilidades.
Determinación, porque sin ella damos paso a las dudas y a la incertidumbre y de este modo jamás conseguiremos ser libres. 
Amor hacia uno mismo, porque todos los vacíos y las carencias que tenemos en nosotros, sólo desaparecen si los llenamos con nuestro propio amor. Porque el amor es lo único más fuerte que la tentación de negarnos a nosotros mismos. Porque el amor lo cura todo.
Perseverancia, que es seguir adelante con el plan, aunque aún no veamos ni un triste resultado.
Imaginación, para crear lo que de veras queremos. Imaginación para manejar nuestra mente derecha, que crea los sentimientos.
Permiso, porque todos llevamos años y años imitando lo que nos dijeron de pequeñitos: no puedes, no puedes decidir, no te mereces...Hemos de afirmar con intensidad que nos sentimos merecedores, dignos, de recibir todo lo bueno que tiene la vida para nosotros.
De manera que, si decides ir a por todas y volverte un ser libre, entrégate por completo a esta experiencia. 
  • Prioriza tiempo cada día para avanzar en cada uno de los valores. 
  •  Hazte un Mapa de Acciones y síguelo.
  • Ponte fechas, aunque no con rigidez. 
  • Busca información, ayuda. 
  • Haz deporte, yoga, ve al mar, al monte. 
  • Ve películas, lee libros, que te ayuden a avanzar.
  • Escribe un diario. 
  • Anota tus observaciones y tus resultados.
  • Celebra los pasos adelante, no te riñas por los pasos hacia atrás.
  • Comparte con alguien de confianza.
  • Usa la Secuencia Emocional (Pensamiento lleva a Sentimiento, que lleva a Acción, que lleva a Resultado)
  • Practica el A.P.I. (Ama, Permite, Imagina)



domingo, 28 de julio de 2013

LA MAGIA DEL PERDÓN

Hay ideas contradictorias en cuanto al perdón. ¿Recuerdas aquella famosa que dice perdono pero no olvido?
Vamos a obviar las creencias religiosas al respecto, en este profundizar sobre el perdón.
Nos vamos a concentrar en el efecto emocional de perdonar. Qué nos pasa cuando nos atrevemos a perdonar.
Un sabio dijo El perdón aparece cuando el recuerdo ya no duele.
Es cierto. Perdonar significa olvidar el daño emocional, que recordemos la situación o la persona que nos hirió, pero ahora ya no sentimos esas emociones dolorosas, sino que sentimos indiferencia o incluso comprensión.
El perdón beneficia sobre todo...al que perdona. Porque el dolor, la herida, a quien duelen es al que tiene que perdonar.
A veces, nos apegamos a este dolor y nos parece que apoyarnos en el rencor o en el odio nos hace más poderosos que aquel que nos humilló. Sin embargo, esta percepción es equivocada. El daño emocional sólo nos hiere profundamente, si nosotros lo permitimos. Otro sabio dijo el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional
Sí. El golpe emocional no podemos pararlo, pero somos seres emocionales, de manera que podemos absorber ese dolor sin que nos haga daño. El sufrimiento es la elección por nuestra parte de aferrarnos a ese dolor y convertirlo en un centro importante de nuestra vida. 
Para perdonar hemos de conectar con nuestro valor, con nuestra valentía y ser capaces de curar esta herida interior, de la única forma que se curan las heridas emocionales: con puro amor.
Y hay que ser valiente porque en este acto de perdón mostramos nuestra vulnerabilidad, y es precisamente esta fragilidad la que nos hace fuertes. Porque sabemos que podemos caer fácilmente, pero también sabemos que nos vamos a levantar todas las veces que haga falta.
En Hawai practican una técnica que se llama Hoponopono, que es muy sencilla pero tremendamente efectiva si se hace sinceramente (con deseos de perdonar, de soltar la carga del dolor).
Te paso el video (uno de los muchos que hay, pero que a mí me gusta especialmente) y te recomiendo lo siguiente:
  • Haz un lista exhaustiva de las personas y situaciones que todavía te hieren
  • Haz una escala: las que te duelen más y las que te duelen menos (esto es porque las que duelen más hay que trabajarlas más)
  • Dedica todos los días (hasta que termines) cinco o diez minutos a escuchar el vídeo y pensar en una de las personas para perdonar. empieza por ti mismo o por ti misma.
  • Recuerda mientras sigues la técnica (cuatro frases: lo siento, perdóname, gracias, te amo) y escuchas la música, imágenes de esa persona, cosas vividas juntos...y en el momento final imagina una foto suya y cómo la rompes en mil pedacitos.
  • Chequea tus sentimientos: verás como cambian y el dolor ya no está.